Un caso de un hombre de 45 años, justo después de la inducción  sus hombros y brazos empezaron a moverse descontroladamente. Parecía claro que estaba soltando tensión, era un movimiento automático. Después de un rato de movimientos espasmódicos. Le pregunto qué hacen sus brazos y él me contesta que están en un RING peleándose. Seguimos el procesamiento y al preguntar que necesitan sus brazos comienza a unirlos a través de la unión de las manos y le  viene la imagen de contener un bebe, Ahí se calman los brazos un rato y él hace una respiración profunda.

El proceso sigue, al de un rato comienza a tener insights (visión interna) de que es una lucha entre partes de su ser que han estados separadas, disociadas y se odian. Comienza a sentir emoción intensa y proponemos para la siguiente sesión del trabajo  de partes. Sesión de una hora y media muy intensa.

Termino como si hubiera corrido una maratón. Ya os contare la siguiente sesión. El cuerpo es increíble

Después de la inducción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *